viernes, 20 de noviembre de 2009

EN ESTADOS TRANSITORIOS DE EMBRIAGUEZ

 

En cierta ocasión

         (durante un baile de astros y constelaciones)  

yo,

en ese estado transitorio de embriaguez

al que acudo varios años en un mes

y que,

provocado por ciertas sustancias numeradas

que obtengo

de los escondidos y secretos almanaques amarillos

prohibidos por el corazón (y las circunstancias)

         -Vomité este alma,

 este mí-

Quedó extendida,

muy derramada

         -No diría yo, que tal cosa fuese el ente abstracto

         poético, si ustedes lo quieren así,

         en el que rapsodas implican tintas y loas

         para desnudar la fe atea de lo que nos ofrece vida-

Tal como la ví,

 allí,

agarrada a las baldosas de mi cuarto

hecha unos jirones

descubrí su insignificancia.

 

Sin considerarlo pues, de definitiva urgencia

pisoteé tan indeforme elemento

mientras limpiaba con mis manos

los restos prendidos a la comisura

de mi boca.

 

Enfrenté mi rostro al espejo

y este, me devolvió una plagiada imagen,

-pero diferente-.

esta sonreía,

         (sin alma, por supuesto acerté a pensar)

era el hombre

que en tu ausencia detesto cada día.

 

6-11-09

 

Miguel Ángel de la Torre Menor-Corroto

 

 


Publicado por migueldelatorre @ 9:39  | Descorazonadas
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios