viernes, 03 de abril de 2009

 

                                                                                                             LA LLEGADA DE ABRIL

 

 En abril llego la lluvia,

fina de agujas,

compartida y repentina se mezcló en el día de calendas2,

ahogando sombras,

revolviendo los vinos con los vientos.

 

 

A mayo, en nonas2,

le cortaste las alas,

fue simbiosis con branquias de esperma y escamas.

 

 

Fue entonces Juno1,

madre de dioses,

quien vomito por fin las tormentas,

componiendo de este modo

un horizontal tríptico de ausencias.

 

 

En los revueltos días posteriores al idus2

y que prosiguieron a tu partida,

yo me prometía en tejer

cual Penélope, un manto de olvidos,

destejidos por la noche

en hilos de recuerdos,

que me hacían sentir

humano de dolor y juventud.

  


Probablemente,

quedó eternamente embargada

la luz de mis cuencas en el momento de tu huida,

pero encontré al fin la llama adecuada

para alimentar tanta verborrea literaria

y pasear por el filo de mi alma

sin el terrorífico miedo

a mostrar mi desnudez.

 

Me enamore y desenamore de tantas personas

y de tantas cosas

que mis pálpitos nublaron mi escasa lucidez.

 

 

 

 

24-10-08

 

Miguel Ángel de la Torre Menor-Corroto.

 

 

 

 

 

  PERTENECIENTE A NIEVE EN MIS ZAPATOS. VERSOS DE MEMORIAS ESTRELLADAS


Publicado por Desconocido @ 11:24  | Poesia de primavera
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios